Inspirado en el funcionamiento real de “PODEM Barcelona”.

El pícaro de Billy Wilder una vez se definió como “un hombre perfecto… al 60%”. Tres cuartas partes del chiste radica en la contradicción semántica: o eres perfecto o no lo eres en absoluto. Pero aun siendo laxos con el lenguaje -porque es verdad que a veces decimos que algo fue “casi perfecto”, tal como exclamó en la ambulancia el amante de la bellísima cuyo marido los sorprendió- por más laxos que queramos ser, un 60% está muy lejos de cualquier idea de perfección. Por eso es que también nos reímos con el cuento de la muchacha medio preñadita. O sentimos vergüenza ajena ante los nacionalistas de izquierdas. (…)

http://www.huffingtonpost.es/jaime-romero/que-asamblearismo-la_b_6056310.html?utm_hp_ref=spain

Anuncios